LÍDERES EN SOLUCIONES INTEGRALES EN RRHH

Tabla de contenidos

Responsabilidad solidaria por obligaciones laborales

Dr. Enrique Caviglia
Publicado en Cronista.com

 

En la regulación de las relaciones laborales en nuestro país, para la protección del trabajador se ha considerado la situación de las empresas que constituyen un conjunto económico en que alguna o alguna de ellas están controladas por otra o que forman por sus relaciones un conjunto permanente. La ley de contrato de trabajo (LCT) ha dedicado una norma particular a este tema, dentro del capítulo dedicado a los sujetos del contrato de trabajo (Capítulo II del Título II "del contrato de trabajo en general") La norma dispone que "Siempre que una o más empresas, aunque tuviesen cada una de ellas personalidad jurídica propia, estuviesen bajo la dirección, control o administración de otras, o de tal modo relacionadas que constituyan un conjunto económico de carácter permanente, serán a los fines de las obligaciones contraídas por cada una de ellas con sus trabajadores y con los organismos de seguridad social, solidariamente responsables, cuando hayan mediado maniobras fraudulentas o conducción temeraria." (LCT, artículo 31) La ley de sociedades comerciales 19550 (LS) considera "sociedades controladas aquellas en que otra sociedad, en forma directa o por intermedio de otra sociedad a su vez controlada: 1) Posea participación, por cualquier título, que otorgue los votos necesarios para formar la voluntad social en las reuniones sociales o asambleas ordinarias; 2) Ejerza una influencia dominante como consecuencia de acciones, cuotas o partes de interés poseídas, o por los especiales vínculos existentes entre las sociedades".
La extensión de la responsabilidad dispuesta por la ley laboral a los demás integrantes del grupo empresario se aplica cuando el empleador integra un conjunto económico de carácter permanente y con relación a situaciones relacionadas con maniobras fraudulentas o conducción temeraria (Vázquez Vialard, Antonio, en Tratado de Derecho del Trabajo, tomo II, Bs. As. 1982, p. 365) La atribución de responsabilidad tiene una función de garantía del cumplimiento de las obligaciones del empleador. La ley no desplaza el vínculo laboral a los titulares de las restantes empresas del grupo, pero les atribuye responsabilidad solidaria, que permite al trabajador reclamar el cumplimiento de las obligaciones laborales.
Condiciones requeridas por la ley para esta responsabilidad
1- Las empresas deben integrar un conjunto económico, el empleador está sujeto a la dirección, control o administración de otro integrante del grupo. La doctrina ha encarado esta cuestión enfocando el aspecto relativo al control de una empresa por otro sujeto distinto de su titular. Así, Vázquez Vialard considera que el concepto de conjunto económico se da "cuando con prescindencia de la personería jurídica de cada integrante, uno de ellos está sujeto a la dirección, control o administración de otro del grupo" El autor entiende que el concepto no se refiere a sociedades o personas, sino a empresas, por lo que la norma alcanza tanto al empresario individual como al organizado bajo una forma societaria (Op. cit.,p. 366) El elemento definitorio es el control de la dirección, que puede ser interno, en que el dominio de la empresa se ejerce desde su interior, o externo, cuando se realiza por otra empresa que le impone su voluntad. En este caso, existe subordinación económica de una empresa a otra, que ejerce el dominio de aquella mediante una relación contractual. El enfoque desde la perspectiva del control de empresas ha sido expuesto también por Justo López, quien destaca que el contenido normativo del artículo 31 alcanza solamente a las situaciones en que "el control implica una relación entre por lo menos dos empresas pertenecientes a sujetos jurídicos distintos" y "queda fuera de él el caso de una empresa (única) perteneciente a una sociedad dominada por una persona individual" (en Ley de contrato de trabajo comentada, Buenos Aires, 1982, p. 266).
En la jurisprudencia, con una formulación más laxa, ha sido admitida la existencia de un conjunto económico en el caso de sociedades en las que hay identidad de directivos (CNTrab, sala X, 05/10/2006) "Goenaga, S. c/ Districap S.A.") También ha sido ponderado para acreditar la existencia de un conjunto económico el uso común de los medios personales, materiales e inmateriales mencionados en el artículo 5° de la LCT (CNTrab, sala VII, 29/03/2006, "Pérez, Cecilia c/ Edesur S.A. y otro" Imp., 2006-13, p. 1668; sala VII, 22/11/2005, "Constenla, Alfredo c/ Hiperbroker S.A. y otro") la identidad de domicilio en el que se desempeñaba la totalidad. del personal, en idénticas condiciones laborales, bajo la supervisión del mismo jefe que se desempeñó en igual carácter en ambas empresas (CNTrab, sala IV, 28/02/2013, "Villarruel Larre, Juan c/ Óptima SRL y otro s/ despido") el uso del mismo nombre de fantasía por ambas empresas, que ofrecían los mismos productos y compartían la misma clientela (CNTrab, sala III, 13/06/2012, "Martinotti, J.M. c/ Maillol S.A. y otros s/ despido") las actividades desarrolladas en el mismo inmueble y la utilización del mismo dominio de Internet (CNTrab, sala II, 24/11/2010, "Peña Robirosa, S. c/ Telearte S.A. y otro" LL Online) la presencia de una centralización operativa entre los codemandados, por encontrarse acreditado que se dedicaban a la construcción de obras en general de propiedad horizontal y para su construcción se valían de varias sociedades, que se iban disgregando a medida que concluían las obras (CNTrab, sala VII, 14/04/2010, "Hadjulian, Arturo c/ Avakian, Alberto y otros", LL 2010-F, p. 122).
2- El conjunto económico debe ser permanente y no se reduce a la relación accidental o transitoria.
3- Que hayan mediado maniobras fraudulentas o conducción temeraria. No hay una definición legal precisa de estos conceptos. Sin embargo, diversas normas de la misma ley expresan situaciones de fraude o las previenen, como la que evita la evasión del cómputo de la antigüedad por la fragmentación de ésta o la interposición de un sujeto en la relación.
No es necesaria la prueba de intención de evadir la responsabilidad, basta la prueba de la maniobra fraudulenta. Se ha resuelto que "A los fines de considerar configurada la conducta exigida por el artículo 31 de la LCT para la procedencia de la responsabilidad solidaria allí establecida, no es necesario probar el dolo de los involucrados o un propósito fraudulento, dado que no se exige una intención subjetiva de evasión de las normas laborales, bastando con cumplir la exigencia normativa de que la conducta empresarial se traduzca en sustracción a esas normas laborales con intención o sin ella" (CNTrab, sala VII, 09/08/2006; "Bianchi, G.I. c/Bank Boston N.A. y otro" LL, 2007-A, p. 561. En sentido similar, CNTrab, sala II, 24/11/2010, "Peña Robirosa, S. c/ Telearte S.A. y otro").
Respecto de la conducción temeraria, ha sido propuesta su identificación con la administración negligente o dolosa de la empresa, que ocasiona un daño apreciable al trabajador (Candal, Pablo en "Ley de contrato de trabajo. Comentada y concordada" dirigida por Antonio Vázquez Vialard, Santa Fe, 2005, p. 378).
Si no fuera posible acreditar la existencia de las maniobras fraudulentas o de la conducción temeraria, la demanda que requiere la aplicación de la responsabilidad solidaria, será rechazada (CNTrab, sala X, 30/09/2009, "Sáez Torres, V.H. c/ Citrasa SRL y otros" LL Online; CNTrab, sala II, 7/04/2009, "Policastro, J.J. c/ Air Plus Argentina S.A. y otros s/ despido", LL 2009- F , p. 113; CNTrab, sala III, 29/05/2008, "Vara, Mariano c/ Hista S.A. y otros"; CNTrab, sala IV, 24/10/2007, "Díaz, Ismael c/ Química Effand SRL y otros", Imp. 2008-1, p. 105; CNTrab, sala VI, 28/09/2006, "De Pablo, A. c/ Banco Nación Argentina y otros" LL Online) En este sentido se resolvió que "Resulta improcedente extender la responsabilidad en los términos del artículo 31 de la LCT a las empresas codemandadas, integrantes del grupo económico de la empleadora accionada, dado que no se encuentra acreditado que entre ellas hayan mediado maniobras fraudulentas o conducción temeraria, sin que a ello obste la circunstancia de que la empleadora haya invocado una situación de falta de trabajo o que haya quebrado" (CNTrab, sala II, 6/06/2007, "Maruchi, Carlos c/ Fiat Argentina S.A. y otros" LL Online).
La ausencia de registración total o parcial de la relación laboral denota la existencia de la maniobra fraudulenta exigida por la norma. Así ocurre en los casos en que se acredita el trabajo no registrado o la registración defectuosa (CNTrab, sala VII, 30/03/2007, "Abreu, Juan Pablo c/ MPM Obras Civiles S.A. y otros s/ despido" Boletín CNTrab, 267; CNTrab, sala II, 8/04/2011, Salto, V. c/ Martha Katz S.A. y otros"; CNTrab, sala III, 11/08/2011, "Girado, Sergio c/ Rioja, M. y otros s/ despido") la omisión del registro de la verdadera fecha de ingreso y de la real remuneración (CNTrab, sala II, 25/02/2013, "Solari, M.C. c/ Poolers S.A. y otros s/ despido") la falta de consignación de la totalidad de los rubros integrantes de la remuneración (CNTrab, sala X, 21/05/2009, "Botindari, L. y otros c/ Air Plus Argentina S.A. y otros" E.D. 18/08/2009).
En un caso, la Corte Suprema de Justicia de la Nación descalificó, en virtud de la doctrina del Tribunal en materia de arbitrariedad, la sentencia que, con fundamento en que el "presunto fraude" no había sido probado, estimó que resultaba abstracto expedirse sobre "la concurrencia de un conjunto económico". La Corte entendió que el tribunal había omitido dar tratamiento a serios planteos basados en que la abundante prueba producida demostraba que las sociedades demandadas integraron en forma permanente un conjunto económico sujeto a la dirección de un empresario y que dicho grupo incurrió en distintas conductas fraudulentas en perjuicio de los acreedores laborales. Asimismo consideró irrelevante a los efectos de la aplicación del artículo 31 de la LCT, la alusión a que no se había demostrado que la actora, empleada de una sociedad, hubiera prestado servicios también para los otros codemandados, pues el texto legal consagra la responsabilidad solidaria de todas las empresas del conjunto económica de carácter permanente que incurrió en maniobras fraudulentas respecto de las obligaciones contraídas por cada una de ellas con sus trabajadores (CSJN, 15/06/2010, "Gómez, Trinidad c/ Dunlit S.A. y otros") El fallo posterior de la Cámara de Apelaciones, condenó solidariamente con el empleador a las sociedades codemandadas. El Tribunal consideró categórico el informe general presentado por el síndico en el concurso preventivo de la empleadora, en el que la conducta de la concursada y de sus administradores fue calificada de fraudulenta por no depositar las sumas retenidas como agente legal de retención y por recurrir al crédito disimulando su estado de cesación de pagos (CNTrab, sala II, 14/04/2011, "Gómez, Trinidad c/ Dunlit S.A. y otros"),
La fragmentación de la antigüedad del trabajador que trabaja sucesivamente para empresas del mismo conjunto o grupo económico es otro supuesto que ha motivado la reacción judicial, ante situaciones que vulneran la protección del trabajador dependiente. En este sentido ha sido resuelto que "La maniobra fraudulenta llevada a cabo por empresas que conforman un grupo económico, consistente en intercambiar el personal entre ellas previa renuncia de los trabajadores con el fin de fragmentar su antigüedad, amerita la condena solidaria al conjunto en los términos del artículo 31 de la LCT" (CNTrab, sala X, 18/08/2005, "Ibáñez, O. c/ Belgrano 1700 SRL y otros" DT, 2006, p. 86").


El Dr. Enrique Caviglia es Abogado, asesor en temas laborales e integrante del Dpto. Técnico Legal Laboral de ARIZMENDI

Volver

INICIAR SESIÓN

Cerrar

Para acceder a nuestro contenido exclusivo deberás iniciar sesión.
Por favor ingresá tu usuario y contraseña.

Calendario 2022

Te compartimos el calendario de Feriados del año 2022.

Newsletter

Suscribite y mantenete actualizado en materia laboral, impositiva y agro.