SOLUCIONES INTEGRALES EN RRHH

Tabla de contenidos

Planificación fiscal en el sector agropecuario: impuesto a las ganancias

CPN. Gonzalo Alcorta | Depto. Técnico Legal Impositivo
Publicado en agrofy.com.ar

 

INTRODUCCIÓN
En la actualidad el sector agropecuario se encuentra atravesando una mejora en la competitividad en la base de diversos factores internos y externos que afectan a la actividad.

Nos explica el CP. Gonzalo F. Alcorta, asesor legal de Arizmendi, que se puede mencionar el aumento de los precios de los comodities de los saldos exportables en los principales mercados internacionales, a la disminución de la presión fiscal con eliminación (alícuota 0%) de los derechos de exportaciones para todos los granos y sus derivados (maíz, trigo, girasol, cebadas, sorgo, lino, etc.). En el caso del complejo sojero se rebaja los derechos de exportación en un 5 % respecto a los niveles previos a dicha medida para cada uno de los productos. Este es el aspecto de los tributos aduaneros.

Otro factor que influye directamente en la rentabilidad del productor es la política cambiaria, que con la unificación del mercado de cambios se obtuvo una devaluación de alrededor del 35 % o 45 %. La cual mejora la rentabilidad de los esquemas productivos del sector agropecuario.

Si bien existe una mejora importante, aun persisten factores que inciden en la rentabilidad, como ser la inflación, que afecta en forma directa en los costos de los insumos y servicios.

También hay que considerar otros factores que inciden en la rentabilidad como los costos de logística, la falta de la infraestructura necesaria y por último se pueden mencionar el costo del dinero y las altas tasas de interés para tomar créditos.

Para el año 2015, la presión fiscal en la Argentina, fue del 40 % del PBI para toda la economía, y para el sector agropecuario la presión fiscal fue del 50 % del PBI (se mide como porcentaje de la recaudación sobre el PBI).

 

LA PLANIFICACIÓN FISCAL
Ante este escenario adverso, el empresario o productor del sector agropecuario comenta que al iniciar o desarrollar una actividad en el sector, es recomendable tener presente entre todos los aspectos a considerar mencionados, la planificación fiscal.

Lo ideal sería realizar dicha planificación antes del inicio del proyecto o emprendimiento. No obstante puede realizarse en empresas ya en marcha e incluso muchas veces, dependiendo de la magnitud del ente, puede desarrollarse durante toda la vida de la sociedad.

Lo que todo productor o empresario agropecuario debe saber, son los impuestos que deberá tributar por la actividad que desarrolla. Lo que se busca con la planificación fiscal, es que ese impacto impositivo sea el mínimo legal posible.

La planificación fiscal NO es evasión. Sino que con las herramientas legales plasmadas en la legislación impositiva e incluso en resoluciones emanadas por los organismos de contralor fiscal, se atenúa el impacto de la determinación de los impuestos.

En la planificación fiscal agropecuaria hay que evaluar las alternativas entre las distintas formas jurídicas más convenientes para reducir la carga fiscal. Se tiene que aplicar una economía de opción, en donde no hay simulación, ni se vulnera el espíritu de la ley, ni tampoco existe abuso del derecho y no hay dolo.

En su oportunidad el Tribunal Fiscal de la Nación sostuvo que: ¨en los extremos de la conducta del contribuyente siempre están la economía de opción y la evasión…¨, .¨La economía de opción se traduce en un ahorro fiscal legítimo que evita el hecho imponible mediante la utilización de alternativas normales brindadas por el ordenamiento jurídico (TFN 2003¨ La Central del Plata SA s / Recurso de Apelación –IVA).

Es interesante destacar la posibilidad de utilizar las opciones contempladas en la ley del impuesto a las ganancias. Recordando que la venta de inmuebles rurales está alcanzada por el impuesto a las ganancias, por lo general el resultado impositivo está alcanzado por el gravamen. Las normas actuales no permiten la actualización del costo por inmuebles adquiridos con posterioridad a marzo de 1992.

El resultado obtenido es significativo por la no aplicación de índices de ajuste de precios. Ante esta situación la Ley de impuesto a las ganancias permite aplicar la opción de venta y reemplazo en ganancias. La misma está contemplada en el articulo nro. 67 de la LIG y en el articulo nro. 96 del DR de ganancias. La RG 2140 (AFIP) establece los requisitos y condiciones para efectuar la opción.

La ley de Impuesto a las Ganancias otorga a los contribuyentes la posibilidad de optar por diferir el pago del impuesto a través de la figura. En virtud de lo dispuesto por el artículo 67 de la ley, se podrá afectar la ganancia al costo del bien de reemplazo.

En el caso de cumplir con la adquisición de otro inmueble dentro del período de 1 año, podrá aplicarse la ganancia a la compra del nuevo bien. No es una exención porque cuando el contribuyente deje de adquirir un bien en reemplazo, tributará en ese período el impuesto no abonado en su oportunidad.

También se debe analizar en el caso la conveniencia de aplicar la figura de reorganización societaria (en el caso de fusiones, escisiones o conjunto económico, no quedarían alcanzadas con el impuesto a las ganancias las transferencias de activos y pasivos de una entidad a otra); utilización de compra de maquinaria o de leasing; cálculos anticipados de por ejemplo impuesto a las ganancias al efecto de hacer uso de la opción de reducción de anticipos, elección de fideicomisos en lugar de sociedades regularmente constituidas, etc.

En la transferencia de inmueble rural a título onerosa varía el tratamiento según la naturaleza jurídica del vendedor en el impuesto a las ganancias. Por este motivo es interesante desarrollar el tema en este tipo de operación.

Es importante al momento de iniciarse en la actividad agropecuaria y en el momento de tomar la decisión de desprenderse de los inmuebles rurales, evaluar las distintas alternativas y efectos en el impuesto a las ganancias. Cuya incidencia depende de la naturaleza jurídica del enajenante. En resumidas palabras, lo que el Contador Público Gonzalo F. Alcorta nos explica, es que las consecuencias fiscales de la venta del inmueble destinado a actividades agropecuarias son diversas y complejas, según sea el sujeto en cabeza de quien se produzca. Teniendo distinto tratamiento fiscal si se trata de una transferencia en el caso de sociedades y sujetos comprendidos en el artículo nro. 69 (SA, SRL) y las sociedades de personas contenidas en el artículo nro. 49 inciso b de la ley de impuesto a las ganancias, o si es la venta del inmueble rural en el caso de sociedades de personas y unipersonales.

La adopción de una alternativa u otra hace diferir la carga fiscal, ya que en la postura de sujeto empresa, siendo la postura del fisco, para la cual el resultado surgirá de restar el precio de venta de costo computable, asignándole a cada uno de los socios, o al titular de la explotación unipersonal el resultado que integrara su declaración personal del impuesto a las ganancias, como ganancia de tercera categoría, quedando alcanzada con una alícuota del 35 %. Caso contrario se considera la operación enmarcándola en el impuesto a las transferencia de inmuebles y se determina el impuesto sobre el precio de venta, aplicando una alícuota del 1.5 %.

Con respecto a esta última opción, la ley de impuesto a las ganancias no contempla esta operatoria, solo contempla -en el art. 72 del reglamento- la situación en que las empresas o explotaciones unipersonales cesen en sus actividades y que el bien no se venda, se entiende que se reintegra al patrimonio de la persona física si transcurren más de dos años desde la fecha en que la explotación realizó la última operación (Cfr. “Salerno, Nelly Hilda y otros” - CNFed. Cont. Adm. - Sala III - 19/12/2007.), referido a un inmueble destinado a un viñedo abandonado, pero que al momento de la venta -diez años después- el Fisco pretendió gravar con impuesto a las ganancias; de la sentencia se resalta la importancia de la demostración de la desafectación. Ahora bien, en caso de que las personas físicas vendan el campo una vez transcurridos los dos años, el resultado de la venta sería imputable a ellas y estaría alcanzado por el impuesto a la transferencia de inmuebles.

Por último hay que recordar que existe una ley con media sanción en la Cámara de Diputados, que contempla beneficios impositivos especiales para el fomento para las micro, pequeñas y medianas empresas. En donde se puede resaltar el cómputo como pago a cuenta del impuesto a las ganancias de la totalidad de los impuestos a los créditos y débitos (100%) en las operaciones bancarias.

 

CONCLUSIÓN
Existen en la normativa legal vigente, muchas herramientas legales existentes de las cuales se mencionaron algunas al efecto de una adecuada planificación fiscal.

La idea es que el inversionista agropecuario conozca que existen herramientas dentro del marco legal, que elegidas con criterio y oportunamente, pueden hacerle ahorrar mucho dinero en cuanto a la determinación y pago de impuestos. En esta oportunidad se trataron con respecto a la ley de impuesto a las ganancias.

Hay que destacar que la finalidad de la planificación impositiva es un elemento esencial que hace la competitividad. Es un factor decisivo en el proceso de la toma de decisión en una inversión. También prepara a la empresa ante cambios en ciertas disposiciones legales impositivas.

Por último, todo lo que sea aparte de la planificación fiscal, con la utilización abusiva de las disposiciones legales al efecto de disminuir tributos, comprendería el terreno de la evasión. No se va a resistir las verificaciones del fisco y consecuentemente traerá aparejado no sólo el pago del tributo evadido, sino que además habrá que abonar intereses y multas. Además habrá que tener la precaución de que la evasión no ingrese al terreno de la aplicación de la Ley penal tributaria.

Volver

INICIAR SESIÓN

Cerrar

Para acceder a nuestro contenido exclusivo deberás iniciar sesión.
Por favor ingresá tu usuario y contraseña.