SOLUCIONES INTEGRALES EN RRHH

Tabla de contenidos

Comisión Nacional del Trabajo Agrario: condiciones para la actividad yerbatera

Dr. Carlos de Celis | Depto. Técnico Legal Laboral.
Publicado en agrofy.com.ar

 

* Esta nota ha sido publicada el día 12 de diciembre de 2016

 

La Comisión Nacional del Trabajo Agrario, mediante Resolución 150-16 publicada el 15 de noviembre de 2016, establece las condiciones de trabajo que se deberán tener en cuenta para la contratación de personal en la actividad yerbatera para la provincia de Misiones y de los departamentos de Santo Tomé e Ituzaingó de la Provincia de Corrientes que se rigen por el Régimen Nacional de Trabajo Agrario de la Ley N° 26 727.

Entre los estipulado menciona Carlos de Celis, especialista laboral de Arizmendi,  que el traslado del personal y pertenencias desde el domicilio del trabajador y hasta el lugar de trabajo serán a cargo del empleador, salvo que exista servicio público de transporte. Cuando las tareas previstas deban ser realizadas en lugares alejados de la vivienda del trabajador y situados a una distancia mayor de 10 kilómetros, el traslado hacia y desde los mismos correrá por cuenta y a cargo del empleador. Los vehículos utilizados a tal fin deberán reunir las condiciones mínimas que garanticen la seguridad, comodidad e integridad física de los trabajadores, acondicionados para el transporte de personal, conforme la Ley N° 26.727, concordantes y sus modificatorias.

Cuando se extinga la relación laboral, el trabajador tendrá un plazo de hasta 30 días para desocupar la vivienda que haya sido proporcionada por el empleador al iniciarse la relación laboral. El empleador podrá exigir la entrega en un plazo menor, siempre y cuando se haga cargo del pago de un alquiler, en favor del trabajador por el lapso de 1 mes.

En los casos en que el trabajador deba ser trasladado para el cumplimiento de sus tareas, y deba pernoctar por tal motivo fuera de su vivienda, la alimentación y el alojamiento serán a cuenta y cargo del empleador, la comida será suficiente y variada, y el alojamiento de conformidad a las normas vigentes.

El titular de la explotación, basado en razones fundamentales, podrá proveer mercaderías al trabajador que así lo requiera. En todos los casos quedará prohibido obligarlos a adquirirlas. La venta podrá ser al contado o a crédito, pero en cualquier caso los precios deberán respetar los valores de plaza locales y las listas de precios serán exhibidas en lugares visibles.

Las herramientas de trabajo, tijeras de mano, electrónicas o similares, machetes, serruchos y otras herramientas autorizadas por la patronal, utilizadas para la cosecha de la yerba mate, limpieza y tareas de mantenimiento, serán provistas por el empleador. En ningún caso el empleador, podrá cobrar al trabajador, por el uso de herramientas que pertenezcan a aquél. Al terminar la temporada o al extinguirse la relación laboral, el trabajador deberá devolver las herramientas que se le hubieran otorgado, caso contrario deberá abonar su valor.

Cuando se suministre al trabajador instrumentos o maquinarias, como ser tijeras electrónicas, elevadores, descargadores automáticos, máquinas cosechadoras y cualquier otro dispositivo que aumente el rendimiento del trabajador que lo utilice, el empleador podrá acordar con el trabajador el salario para dicho personal, el cual asegurará, en la unidad salarial que se establezca, una mejora de la remuneración que le corresponda respecto al trabajador que no utilice dichos elementos. Estas disposiciones son aplicables a todo tipo de yerbales.

Se deberán facilitar que los trabajadores se capaciten para el manejo de la tecnología que el empleador incorpore a las actividades productivas con goce de haberes.

Aquel trabajador que fuera ocupado en las tareas durante más de una zafra consecutiva será considerado permanente discontinuo a todos los efectos adquiriendo los derechos que otorga la antigüedad, si luego de finalizada la zafra yerbatera continuara realizando otras tareas distintas, con el mismo empleador, será considerado personal permanente en el marco de la Ley agraria.

El empleador hará público y por los medios más idóneos, la fecha de comienzo y finalización de la zafra respectiva.

Determinará en cada caso, las formas y condiciones de corte de las plantas de acuerdo al clima y modalidades de la zona. En casos que el empleador imponga el uso de machetes, serruchos u otras herramientas con la finalidad de un mejor sistema de poda y que por tal razón disminuya el rendimiento diario de yerba cosechada, se establecerá de forma convencional un recargo no inferior al 20% sobre el valor fijado para el tipo de corte. El personal deberá extraer la totalidad de la yerba resultante de los cortes efectuados, considerándose como trabajo incompleto cuando la cantidad de yerba que queda en el suelo exceda de lo normal, llamando al orden con intervención del delegado del personal, la persona afectada deberá corregir el trabajo así realizado.

La yerba entregada por el personal ocupado en las tareas de corte y quiebra no deberá contener más del porcentaje de palos que el establecido en las reglamentaciones vigentes, en caso que los raídos no llenaran estas condiciones, el capataz de corte podrá exigir al personal la corrección del trabajo mal realizado.

Volver

INICIAR SESIÓN

Cerrar

Para acceder a nuestro contenido exclusivo deberás iniciar sesión.
Por favor ingresá tu usuario y contraseña.