SOLUCIONES INTEGRALES EN RRHH

Tabla de contenidos

Todo sobre la licencia parental del trabajador rural

Dra. Marina Simondegui | Depto. Técnico Legal Laboral
Publicado en agrofy.com.ar

 


* Esta nota ha sido publicada el día 27 de Marzo de 2017


La ley 26727 dispone que a los trabajadores agrarios le son aplicables las licencias previstas en la Ley de Contrato de Trabajo (LCT), sin perjuicio de aquellas establecidas expresamente por el régimen especial (artículo 50). Asimismo, establece que las Resoluciones dictadas por la Comisión Nacional de Trabajo Agrario (CNTA) y las licencias en ellas previstas mantienen su vigencia en todo lo que no fuere modificado por la nueva normativa y no se encuentre en oposición con el nuevo régimen (artículo 102).

De acuerdo con lo establecido por el artículo 52 del nuevo régimen de trabajo agrario (Ley 26727), explica la Dra. Marina Simondegui especialista de Arizmendi, que el personal permanente de prestación continua, goza de una licencia de 30 días corridos por paternidad, pudiendo ser dicha licencia utilizada por el trabajador de manera ininterrumpida entre los 45 días anteriores a la fecha presunta de parto y los 12 meses posteriores al nacimiento.

Por su parte, el nuevo estatuto profesional ha incorporado (artículos 51 y 52 de la Ley 26727) desde enero de 2012 las siguientes licencias:

   - Licencia por maternidad de la trabajadora temporaria
   - Licencia parental

Con relación a la licencia Parental, el citado artículo 52 establece que tiene derecho a esta licencia el trabajador permanente de prestación continua. Se trata de una licencia con pago de remuneración a cargo del empleador de 30 días corridos por paternidad, que puede ser utilizada por el trabajador de manera ininterrumpida entre 45 días anteriores a la fecha presunta de parto y los 12 meses posteriores al nacimiento.

Al respecto, podemos ver del texto legal que el único requisito para la procedencia de esta licencia, es que el trabajador haya sido contratado bajo la modalidad de “contrato de trabajo de prestación permanente continua”, lo cual descarta la aplicación de esta licencia para las otras modalidades previstas en el régimen agrario, a saber en los casos de prestación discontinua y contrato temporario. En síntesis, solo la modalidad de prestación “permanente continua” justifica la procedencia de la licencia parental, no resultando de aplicación para los casos de los contratos “permanentes discontinuos” o “temporarios”.

A continuación, detallamos algunos puntos a considerar respecto de esta licencia
    - Todo trabajador cuya modalidad de contratación sea el contrato de trabajo permanente de prestación continua, que hubiera sido padre a partir de la vigencia de la ley 26727 (desde el 01/01/2012) tiene derecho al goce de la licencia. Esto se aplica tanto para los trabajadores que prestan servicios desde antes de la vigencia del nuevo régimen, como para quienes fueron contratados a partir de la entrada en vigencia de la nueva ley.
    - No se requiere antigüedad alguna para acceder al derecho de poder gozar de la licencia parental.
    - El trabajador tiene la opción de utilizar esta licencia entre los 45 días anteriores y los 12 meses posteriores al nacimiento, con lo cual se encuentra facultado para elegir libremente en qué momento quiere gozar de la licencia. Sin perjuicio de ello, el trabajador debe ejercer esta facultad en forma razonable y en el marco del principio de buena fe.
    - Se trata de una licencia paga, por lo que el empleador deberá abonarla en los términos que la LCT establece para el pago de las licencias especiales; es decir, aplicando las previsiones establecidas por el artículo 155 de la LCT, y generando un “plus” durante el período de 30 días que dura la licencia.
    - El pago de la remuneración durante el período de licencia corre por cuenta del empleador, y dicho pago es remuneratorio.
    - La licencia no puede ser fraccionable, ya que la misma se debe gozar durante 30 días “corridos”.
    - Por aplicación del artículo 152 de la LCT, el período de la licencia se debe considerar como “tiempo de servicio” remunerado, por lo cual se debe tomar en cuenta como antigüedad para el goce de las vacaciones y computar para la determinación del importe del SAC del semestre que corresponda.
    - La norma no indica cómo proceder en caso de embarazos múltiples, pero interpretamos que al referirse expresamente a la contingencia de la paternidad como “unidad”, es decir el hecho de la paternidad que sobreviene por el “nacimiento” propiamente dicho, sin importar que se trate de embarazos comunes o embarazos múltiples, se trata de un solo período de licencia independientemente de la cantidad de hijos que nazcan en el acto del nacimiento.
    - Distinto es el caso en que se produzca más de un nacimiento pero de distintas mujeres. En dicho caso, el trabajador tendría derecho a dos licencias distintas, por el hecho de que hubo dos nacimientos distintos e independientes uno del otro.
    - Para justificar el derecho a la licencia y acreditar la situación de paternidad, la norma no aclara qué documentación debe presentar el trabajador ante el empleador para justificar su solicitud de licencia parental. En nuestra opinión, y atento la inexistencia de reglamentación, habría que distinguir dos situaciones diferentes. La primera se da cuando el trabajador solicita el goce antes del nacimiento, en cuyo caso debería presentar una nota en carácter de declaración jurada, comprometiéndose a acreditar la paternidad con la partida de nacimiento como el mismo se produzca, y además un certificado médico indicando la fecha presunta de parto. La segunda situación ocurre cuando el trabajador solicita la licencia con posterioridad a la fecha de parto, debiendo acreditar el nacimiento y la paternidad con la partida correspondiente.

 

Volver

INICIAR SESIÓN

Cerrar

Para acceder a nuestro contenido exclusivo deberás iniciar sesión.
Por favor ingresá tu usuario y contraseña.