SOLUCIONES INTEGRALES EN RRHH
Tabla de contenidos

La imposibilidad de celebrar contratos "A Plazo Fijo"

Dra. Marina Simondegui | Depto. Técnico Legal Laboral
Publicado en news.agrofy.com.ar

 

Link al Medio

 

La Ley 26727 de Trabajo Agrario ha introducido algunos cambios en la actividad rural, en general, y específicamente en las modalidades contractuales para la contratación de trabajadores agrarios.

Este régimen creó nuevos tipos de contratos de trabajo, explica Marina Simondegui, especialista laboral de Arizmendi, los cuales se encuentran expresamente detallados en los artículos 16 a 23 del TITULO III de la ley citada, fijando como tales, los siguientes contratos:
•    Contrato de trabajo agrario Permanente de prestación continúa.
•    Contrato de trabajo agrario Temporario.
•    Contrato de trabajo agrario Permanente Discontinuo.
•    Trabajo por equipo o cuadrilla familiar.

Ello, aclarando en el artículo 16 de la ley, que el contrato de trabajo agrario se entenderá celebrado con carácter permanente y como de prestación continua, salvo los casos previstos expresamente por esta ley.

Ahora bien, sobre la posibilidad o no de celebrar contratos “A Plazo Fijo” en el ámbito del trabajo agrario, en primer lugar se debe advertir que la modalidad de contrato de trabajo “a plazo fijo”, es propia de la ley de contrato de trabajo y no se encuentra comprendida dentro de las modalidades de contratación establecidas por la Ley 26727 (artículos 16 a 23). Por otra parte, se debe tener en cuenta que el artículo 2, inciso b), de la citada Ley 26727, establece que la LCT resultará de aplicación al régimen agrario, pero aclarando que lo será “en todo lo que resulte compatible y no se oponga al régimen jurídico específico”. Lo mismo aclara el artículo 104 de dicha norma, cuando dispone la modificación del artículo 2, inciso c), de la LCT.

Por consiguiente, para efectuar contrataciones de trabajadores por tareas que tengan una duración específica, la modalidad de contratación que sería de aplicación es el contrato de trabajo agrario “Temporario”. Esta modalidad de contratación se encuentra prevista en el artículo 17 de la Ley 26727, para los casos en que la relación laboral se origine en necesidades de la explotación de carácter cíclico o estacional, o por procesos temporales propios de la actividad agrícola, pecuaria, forestal y las que se realizaren en ferias y remates de hacienda (primer párrafo del artículo 17). En dicha modalidad, también se encuentran comprendidos los trabajadores contratados para la realización de tareas ocasionales, accidentales o supletorias (segundo párrafo del artículo 17).

No obstante lo señalado, se debe tener en cuenta que el artículo 18 de la Ley 26727 dispone que cuando el trabajador temporario es contratado por un mismo empleador en más de una ocasión de manera consecutiva, para la realización de tareas de carácter cíclico o estacional o demás supuestos previstos en el primer párrafo del artículo 17, el mismo será considerado a todos sus efectos como un trabajador permanente discontinuo. Es decir, el trabajador agrario solo puede ser contratado una sola vez bajo la modalidad de contrato de trabajo “temporario”, y a partir de la segunda contratación ya será considerado un trabajador permanente discontinuo.

El contrato de trabajo temporario

El Contrato de trabajo temporario, conforme surge del artículo 17 de la Ley 26727 se produce cuando la relación laboral se origina en las necesidades de una explotación agraria de carácter cíclico o estacional, o por procesos temporales propios de la actividad agrícola, pecuaria, forestal o de las restantes actividades comprendidas dentro del ámbito de aplicación de la Ley 26.727, así como también, las que se realizaren en ferias y remates de hacienda. Se incluyen también en esta modalidad contractual a los trabajadores contratados para la realización de tareas ocasionales, accidentales o supletorias.

Esto significa que, para los casos de tareas ocasionales, extraordinarias, accidentales o supletorias, la ley agraria habilita la contratación de trabajadores para el cumplimiento de una tarea particular y una vez finalizada la misma, da la posibilidad de extinguir el contrato de trabajo abonando además del salario por los días trabajados y el proporcional del sueldo anual complementario, solo una indemnización sustitutiva de sus vacaciones equivalente al diez por ciento (10%) del total de las remuneraciones devengadas, en los términos del artículo 20 de la Ley 26727.

La característica principal de esta modalidad de contratación se corresponde con la realización de tareas extraordinarias, ocasionales, y no habituales que se realizan por única vez. Ello, toda vez que si el mismo trabajador fuera contratado en más de una ocasión, todos los meses o en todas las cosechas el contrato luego de la primer contratación dejaría de ser temporario para convertirse en permanente discontinuo, por la habitualidad de la contratación entre las mismas partes (empleador – trabajador).

Por los motivos expuestos, es importante verificar el tipo de tarea a realizar como así también la periodicidad o reiteración de la misma con el mismo trabajador.

Conforme lo dispuesto por el artículo 18 de la Ley 26727 cuando el trabajador temporario es contratado por un mismo empleador en más de una ocasión de manera consecutiva, para la realización de tareas de carácter cíclico o estacional o demás supuestos previstos en la ley, será considerado a todos sus efectos como un trabajador permanente discontinuo. El cual tendrá iguales derechos que los trabajadores permanentes ajustados a las características discontinuas de sus prestaciones, salvo aquellos expresamente excluidos en la presente ley. Además, este trabajador adquirirá los derechos que otorgue la antigüedad a los trabajadores permanentes de prestación continua, a partir de su primera contratación, si ello respondiera a necesidades también permanentes de la empresa o explotación.

Volver

INICIAR SESIÓN

Cerrar

Para acceder a nuestro contenido exclusivo deberás iniciar sesión.
Por favor ingresá tu usuario y contraseña.