LÍDERES EN SOLUCIONES INTEGRALES EN RRHH

Tabla de contenidos

¿Se pueden otorgar las vacaciones durante la vigencia del Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio (ASPO) y el Distanciamiento, Social, Preventivo y Obligatorio (DISPO)?

Dra. Marina Simondegui | Depto. Técnico Legal Laboral
Publicado en Iprofesional.com

 

De acuerdo con las disposiciones de la Ley de Contrato de Trabajo 20744 (LCT), los descansos que prevé la legislación laboral (diarios, semanales o anuales) constituyen una contraprestación de la prestación laboral y consisten no solo en un derecho para el esparcimiento del trabajador, sino también en una necesidad para lograr la recuperación psicofísica del mismo originada por la fatiga que origina el trabajo.

Las vacaciones representan uno de los descansos obligatorios. La LCT regula este instituto en los artículos 150 a 164.

Las vacaciones representan el descanso que se otorga una vez por año, y que consiste en un lapso continuo y remunerado de tiempo, cuya extensión se calcula en función de la antigüedad que el trabajador tiene en el empleo al 31 de diciembre del año al que corresponden las mismas.La Organización Internacional del Trabajo (OIT), en el informe 52, ratificado por medio de la Ley 13560, define a las vacaciones como el número previamente determinado de jornadas consecutivas, fuera de los días festivos, días de enfermedad y convalecencia, durante los cuales, cada año, llenando el trabajador ciertas condiciones de servicio, interrumpe su trabajo y continúa percibiendo su remuneración.

La licencia vacacional cumple una función reparadora pues interrumpe la rutina impuesta por el trabajo diario liberando al trabajador de la carga que ella supone.

Desde el mes de marzo, el país se encuentra atravesando una situación de emergencia sanitaria originada por la pandemia del virus Covid-19. Como consecuencia del mismo se han establecido fuertes limitaciones a la libre circulación, traducidas en el establecimiento del Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio, comenta la Dra. Marina Simondegui, especialista laboral de Arizmendi.

Sin perjuicio de ello, con el transcurso del tiempo, los términos y alcances de las limitaciones impuestas a la circulación se fueron flexibilizando, dividiendo a las distintas regiones del país en zonas de Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio (ASPO), donde se mantienen fuertes restricciones, y zonas de Distanciamiento Social, Preventivo y Obligatorio (DISPO), donde se registra una menor tasa de contagio del virus y se permiten y/o autorizan determinadas actividades.

Ante este panorama, un tema discutible es el otorgamiento de las vacaciones a los trabajadores en el marco de las limitaciones vigentes como consecuencia de la pandemia.

Desde el mes de octubre es posible otorgar vacaciones y en algunas actividades en las cuales está permitido el goce de la licencia anual fuera del período legal (desde el 1º de octubre hasta el 30 de abril del año siguiente) según las disposiciones del convenio colectivo de trabajo aplicable, se fueron otorgando las mismas.

En el marco de la situación actual, el Tribunal de Trabajo de Quilmes N° 5, en la causa Carabajal, Alberto René c/Rigolleau SA s/materia a categorizar, fijó un criterio ante el interrogante planteado sobre la posibilidad de otorgar vacaciones y una postura sobre el impacto y los efectos que el aislamiento social produce sobre las personas.

La causa judicial se inició cuando la empresa otorgó las vacaciones en el mes de mayo, estando vigente el Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio (ASPO), a un trabajador que, además, era una persona mayor de 60 años, y que, por tal motivo, se encontraba en goce de la dispensa del deber de prestar tareas en el establecimiento, en los términos de la Resolución (MTESS) 207/2020.

El trabajador manifestó su disconformidad por considerar que se veía imposibilitado de gozar de las vacaciones ante la vigencia del ASPO.

Los fundamentos emitidos por el Tribunal fueron los siguientes:
- El aislamiento no solo adormece el cerebro produciendo aburrimiento, sino que las mentes de las personas comienzan a aletargarse cuando no tienen aportes positivos en sus pequeños mundos y se activan la depresión y la ansiedad.
- Estos síntomas, que son los detectados en diferentes grupos de personas, como astronautas, personas en situación de cárcel, niños inmunosuprimidos, investigadores en la Antártida o adultos mayores, resulta compatible con la situación que atraviesan las personas durante el ASPO.
- El ASPO “implica la ruptura de la rutina, las actividades de ocio, los encuentros afectivos de toda clase, etc. que impactan directamente en la libertad individual y en la autonomía de la voluntad de cada ciudadano”.
- Los períodos prolongados de tiempo en el hogar también pueden causar aburrimiento y soledad. La pérdida de autonomía y libertad personal asociada con el aislamiento y la cuarentena a menudo puede ser frustrante.
- No hay analogía posible entre la situación de “aislamiento social preventivo obligatorio con prohibición de circular libremente” ni la del “tiempo disponible para ser usado libremente que conlleva el goce de las vacaciones”.
- Atento la edad que posee el trabajador (mayor de 60 años), con suspensión del deber de presentarse a prestar servicios con goce integro de sus remuneraciones, no tiene más opción que limitarse al confinamiento doméstico.
- El trabajador no pudo haber hecho uso del tiempo libre de sus vacaciones en realizar aquellas actividades que le produzcan el placer y el goce necesarios para regenerar su estado físico-psíquico a los fines de regresar posteriormente a prestar tareas.

En los términos planteados, la justicia laboral consideró que el trabajador, mayor de 60 años, y con suspensión al deber de prestar servicios, ante la situación de ASPO no tiene posibilidad de gozar plenamente de sus vacaciones, dado que no se cumplen los objetivos buscados por la licencia ordinaria, que es la recuperación psicofísica del trabajador. De esta manera, ordenó al empleador que imputara las sumas abonadas en concepto de vacaciones al pago de los haberes devengados, con la obligación de concederle al trabajador el derecho a gozar de las correspondientes vacaciones del año 2019 pendientes de goce a partir del día hábil siguiente de la finalización del Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio (ASPO) y siempre que se encuentre finalizada la dispensa del deber de presentarse a prestar servicios en el establecimiento.

Si bien es de conocimiento que la sentencia es de aplicación solo para el caso planteado y la situación particular del trabajador, se debe reconocer que sienta un antecedente a tener en cuenta al momento de otorgar las vacaciones, y que el otorgamiento de la licencia podría resultar improcedente ante las siguientes condiciones:
- El trabajador se encuentra en una zona donde rige el ASPO.
- El trabajador está dispensado del deber de prestar servicios en función de lo dispuesto por la Resolución (MTESS) 207/2020.

Si bien sería lógico coincidir con el fallo del tribunal e interpretar como inapropiado el otorgamiento de la licencia ordinaria en los casos en que se cumplan las condiciones mencionadas precedentemente, no se puede dejar de prestar atención a la situación crítica que enfrentan muchas empresas, y que necesitan recurrir a determinar medios, como el otorgamiento de la licencia vacacional, para poder seguir adelante y atravesar la difícil situación actual.

También se debe tener presente que, en muchas empresas, sin perjuicio de la facultad del empleador de disponer el otorgamiento de las vacaciones, las mismas son solicitadas por los trabajadores, pedido al que la empresa habitualmente accede, salvo que por razones de organización no sea posible.
Entonces nos preguntamos si ¿estas vacaciones que están siendo otorgadas son improcedentes? Y ante un eventual reclamo del trabajador, ¿se pueden considerar nulas renaciendo el derecho a su goce, una vez finalizado el ASPO?
Por otro lado, se debe tener en cuenta que, sin perjuicio de ciertos parámetros objetivos, la recuperación psicofísica que se busca con el goce de la licencia vacacional es diferente según de la persona de que se trate. Es decir, algunos buscan realizar un viaje, otros realizar un hobby en su hogar, completar un estudio, etc.

Por último, cabe destacar que, en función de los fundamentos utilizados por la justicia laboral, el otorgamiento de la licencia ordinaria no sería posible donde se aplica el ASPO, pero ni el mismo ni la normativa vigente nada dicen sobre las zonas en las cuales rige el DISPO.

Como se puede observar, son demasiados los interrogantes que se presentan al momento de analizar la posibilidad de otorgar las vacaciones y sería conveniente que a través de acuerdos convencionales o, directamente, la autoridad de aplicación ofrezca respuestas concretas, más aun teniendo en cuenta que desde octubre se encuentra abierto el período legal para el otorgamiento y goce de las vacaciones.

Volver

INICIAR SESIÓN

Cerrar

Para acceder a nuestro contenido exclusivo deberás iniciar sesión.
Por favor ingresá tu usuario y contraseña.

Calendario 2022

Te compartimos el calendario de Feriados del año 2022.

Newsletter

Suscribite y mantenete actualizado en materia laboral, impositiva y agro.