LÍDERES EN SOLUCIONES INTEGRALES EN RRHH

Tabla de contenidos

Impuesto sobre los débitos y créditos bancarios: beneficios del pago a cuenta y utilización del remanente no compensado

CPN. Gonzalo Alcorta | Depto. Técnico Legal Impositivo
Publicado en news.agrofy.com.ar

 

A través del Decreto Nro. 409/2018 (BO 07/05/2018), por las facultades otorgadas por la Ley 27.4322 se incrementaron los porcentajes del impuesto sobre los débitos y créditos que resultan computables como pago a cuenta del Impuesto a las ganancias, Impuesto sobre la Ganancia Mínima Presunta (Derogado a partir de ejercicios iniciados del 01/01/2019) o de la Contribución Especial sobre el Capital de las Cooperativas. De este modo, se modificó lo que refiere a la posibilidad de computar tanto el impuesto que corresponde sobre los créditos como por los débitos bancarios, fijando el porcentaje de cómputo en el 33%.

A partir de este importante incremento es necesario efectuar un análisis de los beneficios que otorga el cómputo como pago a cuenta del impuesto sobre los movimientos bancarios. Desde el marco teórico de la normativa aplicable. A continuación, el CPN Gonzalo Alcorta, especialista impositivo de Arizmendi, detalla los principales cambios introducidos.

Situación del impuesto después del decreto 409/2018
Los titulares de cuentas bancarias gravadas alcanzados por la tasa general del seis por mil (6‰) podrán computar como crédito del impuesto a la ganancia, del impuesto a la ganancia mínima presunta o de la contribución especial sobre el capital de las cooperativas, el treinta y tres por ciento (33%) de los importes liquidados y percibidos por el agente de percepción en concepto del impuesto sobre los débitos y créditos en cuentas bancarias, originados en las sumas acreditadas y debitadas en las citadas cuentas.

El texto anterior del decreto 380/2001 preveía el cómputo del 34% pero sólo por el impuesto del 0,6% aplicable sobre los créditos (o del 17 % cuando se aplicaba el 1,2 %, como por ejemplo por el depósito de un cheque en una caja de ahorro –gestión de cobranza- u otros movimientos de fondos sin el uso de cuentas bancarias, etc., detallados en el artículo 2° del decreto).

Asimismo, los sujetos alcanzados por la tasa general del doce por mil (12‰), podrán computar como crédito de impuestos o de la contribución especial sobre el capital de las cooperativas, el treinta y tres por ciento (33%) de los importes ingresados por cuenta propia o, en su caso, liquidados y percibidos por el agente de percepción en concepto del impuesto sobre los débitos y créditos bancarios, correspondiente a los mencionados hechos imponibles.

Cuando los hechos imponibles se encontraren alcanzados a una alícuota menor a las indicadas en los párrafos precedentes, el cómputo como crédito de impuestos o de la contribución especial sobre el capital de las cooperativas será del veinte por ciento (20%).

La acreditación de ese importe como pago a cuenta se efectuará, indistintamente, contra el impuesto a las ganancias y/o el impuesto a la ganancia mínima presunta o la contribución especial sobre el capital de las cooperativas.

El cómputo del crédito podrá efectuarse en la declaración jurada anual de los tributos o sus respectivos anticipos. El remanente no compensado no podrá ser objeto, en ninguna circunstancia, de compensación con otros gravámenes a cargo del contribuyente o de solicitudes de reintegro o transferencia a favor de terceros, pudiendo trasladarse, hasta su agotamiento, a otros períodos fiscales de los citados tributos.

La Resolución de AFIP Nro. 2111/2006 estableció que el crédito del impuesto sobre los débitos y créditos que no ha sido imputado contra los anticipos del Impuesto a las ganancias, IGMP y/o de la Contribución Especial sobre el Capital de las Cooperativas podrá computarse en la declaración jurada anual de aquellos tributos y, si existiese un “remanente no imputado” se le dará el tratamiento que prevé el decreto 380/01.

Cuando el cómputo del crédito sea imputable al impuesto a las ganancias correspondiente a los sujetos no comprendidos en el artículo 73 de la ley de dicho impuesto (Sociedades de personas), el citado crédito se atribuirá a cada uno de los socios, asociados o partícipes, en la misma proporción en que participen de los resultados impositivos de aquellos.

El pago a cuenta a que se refiere el primer párrafo in fine del artículo 6 de la ley 27264-Ley de Beneficio Fomento Pyme correspondiente a las industrias manufactureras consideradas “medianas – tramo 1” se incrementó al sesenta por ciento (60%), como pago cuenta del impuesto a las ganancias. Antes de esta modificación, el cómputo era el 50% de los débitos y créditos.

El incremento del porcentaje del pago a cuento tuvo vigencia a partir del 8 de mayo de 2018, surtiendo efecto las modificaciones introducidas para los anticipos y saldos de declaración jurada del impuesto a las ganancias y/o del impuesto a la ganancia mínima presunta o de la contribución especial sobre el capital de las cooperativas correspondientes a períodos fiscales que se inicien a partir del 1 de enero de 2018, por los créditos de impuestos originados en los hechos imponibles que se perfeccionen desde esa fecha.

Conclusión
Para el caso de las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas (“MiPymes”) se establecieron, por medio de la Ley 27264 (“Programa de Recuperación Productiva”), ciertos beneficios fiscales para las MiPymes, entre los que se destacan: (1) para las denominadas “micro” y “pequeñas” la posibilidad de computar a cuenta del impuesto a las ganancias, el 100% del  impuesto sobre los débitos y créditos siempre que el impuesto hubiese sido efectivamente ingresado; (2) y un 60% por las industrias manufactureras consideradas “medianas -tramo 1-“

Volver

INICIAR SESIÓN

Cerrar

Para acceder a nuestro contenido exclusivo deberás iniciar sesión.
Por favor ingresá tu usuario y contraseña.

Calendario 2022

Te compartimos el calendario de Feriados del año 2022.

Newsletter

Suscribite y mantenete actualizado en materia laboral, impositiva y agro.